FBI no presentará cargos contra Hillary Clinton

El FBI recomienda que no se presenten cargos contra Hillary Clinton por el caso de los correos

FBI,Hillary Clinton,Investigación

El director del FBI, James Comey, anunció este martes que la investigación del caso de los correos electrónicos no ha encontrado pruebas suficientes para imputar a la candidata demócrata Hillary Clinton por negligencia. En una comparecencia en Washington, Comey sí declaró sin embargo que la ex secretaria de Estado había sido “extremadamente descuidada” al emplear un correo personal durante su etapa al frente de la diplomacia estadounidense.

“Ningún fiscal razonable presentaría cargos contra ella”, declaró Comey tras explicar detalladamente todas las pruebas halladas por la agencia. “No hay pruebas que respalden una imputación criminal en este caso”, añadió el director. El FBI sí ha encontrado, sin embargo, “evidencia de posibles violaciones” de la normativa para la gestión de la información por parte de los empleados del Gobierno estadounidense.

El FBI ha completado en los últimos días una investigación de más de un año en la que trató de determinar si Clinton había enviado o borrado información clasificada a través de esta cuenta, que además estaba alojada en un servidor privado en el sótano de su casa de Nueva York. La candidata, que fue interrogada por los agentes el pasado sábado, ha mantenido su inocencia a lo largo de todo este tiempo.

Las recomendaciones del FBI al Departamento de Justicia, el organismo que en última instancia puede presentar cargos contra la candidata, tendrá un gran impacto en la campaña presidencial. El Partido Demócrata celebra celebrará su convención nacional en Filadelfia dentro de dos semanas. Clinton espera sellar allí definitivamente su nominación. Este mismo martes, la aspirante contará además con el apoyo del presidente, Barack Obama, en un mitin en Carolina del Norte.

El director del FBI reconoció este martes que su anuncio era “inusual” pero que quería comunicar sus recomendaciones “por el interés público” del caso, cuya importancia “requiere una mayor transparencia”. Días después de que se cuestionara la independencia de la investigación por la reunión de la fiscal general Loretta Lynch con el expresidente y marido de la candidata, Bill Clinton, Comey comenzó su declaración asegurando que no estaba “coordinado” con ninguna otra agencia gubernamental y que nadie más sabía cuáles eran sus conclusiones.

A pesar de que el FBI no ha encontrado pruebas de una posible negligencia de Clinton en su gestión de los correos, Comey le ha acusado de ser “extremadamente descuidada” por el uso de varias cuentas, servidores, gestores de correos y dispositivos móviles en sus comunicaciones mientras dirigía el Departamento de Estado. El director de la agencia ha extendido esa acusación al equipo de la entonces secretaria, pero tal acusación es ya una importante mancha en su apuesta para liderar la nación.