El Partido Popular gana las elecciones en España con mejor resultado, pero deberá pactar

Elecciones,España,Mejoras de Resultados

El Partido Popular ganó las elecciones en España, mejorando el resultado obtenido el 20 de diciembre, pero aún así deberá pactar si quiere mantenerse en el poder.

El Partido Popular (PP, conservador) ganó claramente las elecciones obteniendo 137 escaños, 14 más de lo obtenido el 20 de diciembre.

 Pese a la mejora del resultado con respecto a las elecciones de hace seis meses, el escenario se plantea similar: debe haber pactos entre los partidos para formar un gobierno debido a la fragmentación parlamentaria. El fracaso en las negociaciones tras los anteriores comicios obligó a la repetición de elecciones.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se mantendría como segunda fuerza, pero perdería 5 escaños con respecto a diciembre, y se quedaría con 85 escaños.

Unidos Podemos (coalición de Podemos e Izquierda Unida, izquierda) obtendría 71 escaños y Ciudadanos (centroderecha) registraría la caída más fuerte: perdería 8 diputados con respecto a diciembre y se quedaría con 32.

La coalición de Unidos Podemos fue la principal novedad con respecto a las elecciones de diciembre, cuando fueron a las urnas por separado. Durante la campaña se habló mucho de que podría darse el sorpasso al PSOE -el adelantamiento en votos y escaños- algo que no se confirmó.

El candidato de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, dijo que los resultados eran “decepcionantes”. Prácticamente todas las encuestas daban por hecho el sorpasso.

Por su parte, el líder socialista, Pedro Sánchez, dijo que aunque “somos la primera fuerza política de la izquierda, no estoy satisfecho”.

“Espero que el señor Iglesias reflexione”, dijo Sánchez en referencia al líder de Podemos y al voto en contra de su investidura el pasado mes de marzo, que obligó a la repetición de elecciones.

Pese a quedar como segunda fuerza en el parlamento tras las elecciones del 20 de diciembre, fue el líder del PSOE quien se sometió a la investidura, ya que el líder conservador Mariano Rajoy -ganador de los comicios, rechazó hacerlo entonces por no contar con los apoyos necesarios -en diciembre el PP logró 123 escaños-.

Pero Sánchez no logró los votos suficientes para formar gobierno, ni en primera ni en segunda votación. Solo contó con el apoyo de Ciudadanos, pero Podemos y PP votaron en contra.

El discurso de Rajoy  Pasada la medianoche salió a pronunciarse, Mariano Rajoy, presidente en funciones del gobierno español y candidato del Partido Popular.

Visiblemente satisfecho, el líder de los populares abrió diciendo: “Este es el discurso más difícil de mi vida”.

No ha sido una etapa fácil, insistió Rajoy. Complicado, reiteró.

“Este partido se merece un respeto”, advirtió el líder del PP y agregó enfático: “Hemos ganado las elecciones y reclamamos el derecho a gobernar”.

Fue un discurso reiterativo de agradecimiento a quienes votaron por él, de subrayar el orgullo de pertenecer al PP y, sólo al final, vino su visión del futuro que empieza tan rápido como este lunes: “A partir de mañana hablaremos con todo el mundo para defender al 100 por 100 de los españoles”.

Treinta y seis millones y medio de españoles estaban convocados a las urnas para elegir su próximo gobierno. La participación fue del 68,27%.

Tras estas elecciones se renovarán los 350 escaños del Congreso y los 208 asientos de elección directa del Senado para constituir la XII Legislatura.

Aunque el Partido Popular mejoró el resultado de diciembre, al no conseguir los escaños necesarios para gobernar en solitario, requerirá del apoyo de otras formaciones.

La mayoría absoluta en España se logra con 176 escaños. La suma de escaños de PP y Ciudadanos se queda en 169.

El PP, con Rajoy a la cabeza, aspira a una posible “gran coalición” con PSOE y Ciudadanos.

Sin embargo, la negociación no será fácil. El PSOE ha reiterado que “ni por activa ni por pasiva” -es decir, ni votando a favor ni con una hipotética abstención en la votación parlamentaria de investidura- permitiría un gobierno del Partido Popular.

Tras este resultado, una coalición de izquierdas tampoco se plantea fácil, ya que en conjunto ha perdido apoyos frente a los resultados de diciembre. La suma de PSOE y Unidos Podemos logra 156 escaños.