“Decepción” entre los independentistas concentrados en Parlamento de Cataluña

Foto/ El Pais

La expectación se ha convertido en confusión y decepción entre los ciudadanos independentistas que se han concentrado en el Paseo Lluís Companys de Barcelona para seguir en directo la comparecencia en el Parlamento del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

“Decepción”. “Rabia”. “Indignación”. Esas son algunas de las palabras que han empezado a escucharse. Tras horas de espera y entre gran expectación, la gente ha empezado a abandonar la zona en masa. Los aplausos que habían acompañado buena parte del discuros del president se han convertido, a continuación, en riadas de personas que se marchaban por las calles adyacentes camino de sus casas.

Los concentrados han recibido con aplausos y gritos de alegrías las palabras de Puigdemont cuando ha afirmado que asume el “mandato del pueblo” para que Cataluña “se convierta en un estado independiente en forma de república”. Sin embargo, ha habido algún abucheo cuando a continuación ha propuesto “suspender los efectos de la declaración de independencia para abrir la puerta al diálogo”.

Al final del discurso de Puigdemont, que ha comenzado con una hora de retraso en el Parlament, cientos de ciudadanos han abandonado la zona con “decepción” ya que esperaban que la declaración de independencia fuera efectiva desde hoy.

Pese a ello, las opiniones en las calles están también divididas. Una sexagenaria de Balaguer (Lleida) cuenta que ve bien la decisión adoptada por Puigdemont: “Las cosas hay que hacerlas bien. No se puede declarar la independencia de un día para otro. Ahora tienen que haber un plazo porque hay que hablar de muchas cosas. Pero no se puede alargar. No se puede dejar que el champán se caliente”. Por su parte, las juventudes de Arran han acusado al president de cometer una “traición inadmisible” y “frenar el mandato popular”.

Las miradas de miles de personas han estado fijas, desde poco antes de las cinco de la tarde de este martes, en dos grandes pantallas plantadas en mitad del barcelonés paseo, a escasos metros del Parlament de Catalunya, donde la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural habían citado a los ciudadanos para seguir el pleno que arranca a las seis en el hemiciclo. Según ha informado el Ayuntamiento de Barcelona a Europa Press, han sido cerca de 30.000 personas quienes se han congregado en el paseo.

Dos helicópteros continúan vigilando, desde el cielo, cuando tanto los independentistas como sus banderas han comenzaron a abandonar la zona. Los lemas también se dejan ver: como “SOS democracy”, que se repite en decenas de carteles repartidos por voluntarios independentistas. Y los congregados rompen en aplausos cuando se proyectan imágenes de los líderes secesionistas y se lanzan a abuchear a quienes, en los vídeos, se manifiestan en contra de la separación de España.

Entre los concentrados, una decena de personas convocadas por la plataforma Recortes Cero se apostaron frente a uno de los accesos del parque de la Ciutadella de Barcelona, donde se encuentra el Parlament, para expresar su desacuerdo con la posible declaración de independencia.

Fuente: El País