Gobierno salvadoreño presionan en EE.UU. por el TPS y DACA

Foto/ El Economista

El canciller salvadoreño, Hugo Martínez, y una delegación de diputados del país presionan en Washington al Gobierno y al Congreso de EE.UU. para prorrogar el Estatus de Protección Temporal (TPS) y ofrecer una solución a los jóvenes indocumentados del programa DACA.

El ministro y los legisladores iniciaron hoy una visita de tres días a la capital estadounidense para mostrar “unidad como país” al abogar por los 190.000 salvadoreños beneficiados por el TPS y los 30.000 acogidos al DACA.

La agenda de hoy y mañana, explicó el canciller en una rueda de prensa en Washington, se centrará en reuniones con congresistas republicanos y demócratas, puesto que en el Capitolio se decidirá en los próximos seis meses el futuro de los 800.000 “soñadores” protegidos por DACA tras la decisión del presidente Donald Trump de poner fin al programa.

La prórroga del TPS depende del Departamento de Seguridad Nacional, por tanto, el viernes Martínez mantendrá encuentros gubernamentales, entre ellos al menos dos con equipos del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

“Aunque el TPS es un tema con el Ejecutivo, también son muy importantes los pronunciamientos del Congreso”, indicó el canciller, que compareció ante la prensa en la Embajada de El Salvador.

Los esfuerzos diplomáticos salvadoreños ya han dado sus primeros frutos, subrayó, como muestra la carta que este martes envió un grupo bipartidista de 116 congresistas de EE.UU. a Trump para pedir que prorrogue el TPS a los salvadoreños y hondureños que viven en el país norteamericano.

En la misiva, dirigida a la secretaria de Seguridad Nacional interina, Elaine Duke, piden prorrogar el TPS a los beneficiarios salvadoreños (190.000) y hondureños (61.000) “debido a las pésimas condiciones” en sus países. EE.UU. otorga la protección del TPS “por condiciones en el país que impiden temporalmente a sus nacionales volver de manera segura” o “en ciertas circunstancias, cuando el país es incapaz de manejar la vuelta de sus nacionales adecuadamente”, recuerdan los congresistas.

El programa es un alivio temporal que no conduce ni a la residencia permanente ni a ningún otro estatus de regulación migratoria. Preguntado por la justificación de El Salvador para pedir una nueva prórroga del TPS -otorgado por primera vez para el país centroamericano en 2001-, Martínez enumeró varios elementos.

“Desde los terremotos de 2001 -por los que se les concedió originalmente-, algunas condiciones de inestabilidad se han ido superando pero han habido otros desastres naturales, además de tres años de sequía en el corredor seco”, indicó. “Las amenazas de grupos criminales, aunque se han reducido al 50% los homicidios, continúan siendo un factor desestabilizador”, agregó.

El Departamento de Seguridad Nacional ya comenzó el análisis de la prórroga del TPS, indicó el canciller, después de que se lo pidiera formalmente el pasado 24 de agosto.

Fuente: EFE