“Maduro podría ser juzgado por crímenes de lesa humanidad”

maduro podria ser procesado por lesa humanidad
Maduro podría ser juzgado por crímenes

Amnistía Internacional Ignacio Jovtis investiga en (Mar del Plata, 1979) llegó a Caracas un día después de que el Gobierno de Nicolás Maduro concediera arresto domiciliario a Leopoldo López, el principal líder opositor encarcelado del país.

Una alfombra de piedras, cartuchos de gases lacrimógenos y bombas molotov se tendía ese 9 de julio entre el aeropuerto y el hotel al que llegó el abogado argentino. Eran los restos de las manifestaciones contra el Gobierno bolivariano, que duran ya más de tres meses y en las que ha habido casi un centenar de muerte

Amnistía ha documentado la violación sistemática de los derechos humanos por parte del Estado venezolano durante la crisis política. Y ha advertido sobre la alta probabilidad de que aumente en la víspera de la votación para la Asamblea Constituyente, el 30 de julio, convocada por Maduro en medio de su prolongado pulso con el Parlamento para despojar de sus facultades a este poder de mayoría opositora. Jovtis habla de esta difícil situación en una entrevista en Madrid.

P ¿Cuál es su diagnóstico de la crisis de Venezuela?

R. La situación es de crisis de los derechos humanos. Y decimos crisis porque hay un abanico de derechos humanos que están siendo vulnerados, tanto de acceso a alimentación, a medicamentos… Amnistía Internacional documentó casos de tortura, de ejecuciones, de asesinatos, de detenciones arbitrarias, de uso excesivo de la fuerza durante las manifestaciones. El país está envuelto en una crisis de derechos humanos muy grande. Esa fue la sensación que tuve la semana pasada cuando estuve allí.

Desde el lugar de Amnistía, eso sería especular, hacer futurología. No lo podemos saber. Sí que está claro —porque lo hemos documentado— que en el contexto de las manifestaciones se han dado casos de uso excesivo de la fuerza que en muchas ocasiones han terminado en asesinatos. Hay una conflictividad muy grande desde ese punto de vista.

 

Fuente.El País