La Fiscalía mexicana investiga caso de espionaje a periodistas activista

El procurador Raúl Cervantes

Surge medidas de delititos  por la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía) ha iniciado la investigación del espionaje, supuestamente orquestado desde el Gobierno, en contra de periodistas y defensores de derechos humanos. Las indagaciones serán coordinadas por la Fiscalía especial para la atención de delitos cometidos contra la libertad de expresión (Feadle), según informó la Procuraduría la mañana de este miércoles.

 Las autoridades investigan la posible comisión de dos delitos. El primero, intervenir comunicaciones privadas sin mandato judicial. Esto sería sancionado por 12 años de prisión, según el Código penal federal. El segundo sería el acceso ilícito a equipos de informática, que podría ser castigado hasta con dos años de cárcel.

Este programa, vendido por la firma NSO Group principalmente a gobiernos, infecta los dispositivos y permite el acceso a distancia de toda la información privada que se tenga en el móvil. The Citizen Lab, un grupo de investigadores de la Universidad de Toronto, ha documentado 88 intentos de ataques con este programa en los últimos años en México. Ni el informe ni el diario estadounidense han podido vincular estos ataques con el Gobierno, a pesar de que algunas dependencias públicas mexicanas han comprado servicios a NSO Group.

La revelación del informe causó gran indignación en un momento donde los periodistas mexicanos viven una gran vulnerabilidad. La Fiscalía se ha comprometido a llevar a cabo diligencias ministeriales y periciales para investigar los teléfonos móviles afectados. Las potenciales víctimas de espionaje recibían en sus móviles mensajes de texto con un vínculo. Si este enlace se pinchaba el dispositivo se contagiaba con el Pegasus.

La Fiscalía también investigará a los “proveedores de tecnología utilizada para realizar este tipo de actos”. Esto para solicitarles a las compañías de telecomunicación que expliquen si han permitido a empresas privadas utilizar equipos o programas de espionaje para intervenir comunicaciones.

entre 2014 y 2015 para utilizarlo en la lucha contra la delincuencia organizada.

México espía a periodistas bajo un software del gobierno. La Fiscalía dice este miércoles rechazar “enérgicamente” las intervenciones ilegales de comunicaciones.

 

Fuente.El País